Tratamientos antiaging para retrasar el paso del tiempo

El envejecimiento del rostro es uno de los temas que más preocupan a las mujeres. Las arrugas, la pérdida de volumen, las manchas cutáneas son síntomas del paso del tiempo. Y aunque el envejecimiento es un proceso biológico irrefrenable, los tratamientos pueden ayudarte a disimular y retrasar esos síntomas que delatan tu edad.

A partir de cierta edad a muchas mujeres nos cuesta sumar años. Y aunque sabemos que lo importante es cumplirlos… el principal objetivo es que no se noten en nuestro rostro. Pensamos que el envejecer mejor o peor es cuestión de genética, pero hay varios factores externos que influyen y que podemos en cierta forma ‘controlar’ para retrasar lo máximo posible las arrugas, líneas de expresión, pérdida de volumen y firmeza, manchas…, es decir, los signos visibles del envejecimiento.

El primer factor que influye en el envejecimiento es la exposición al sol. No nos cansaremos de decirlo, los rayos UVB y UVA son los responsables del envejecimiento prematuro de la piel, además de provocar quemaduras y a largo plazo, melanomas y cáncer de piel. Protegerse con filtros adecuados del sol nos ayuda a conservar la piel más joven por más tiempo.

El segundo factor es la nutrición. Llevar una dieta saludable con la cantidad de grasas, carbohidratos y proteínas necesarias según la complexión de cada uno, así como la actividad que desarrollemos, también influye en el envejecimiento.

El tercer factor es el ejercicio. No es que tengamos que ser corredores de maratones todos, pero sí está demostrado que el llevar una vida activa con ejercicio regular asegura un estado hormonal óptimo para todas las células y también para las de la piel.

El cuarto factor es, precisamente, el estado hormonal, que depende en gran parte de la alimentación. La doctora Christina Schepers, nos comenta que “uno de los aceleradores del envejecimiento es la resistencia a la insulina, los picos de insulina por comer comidas ricas en azúcares provocan una oxidación de las neuronas celulares, de la piel y de todos los órganos”. Su recomendación es seguir una dieta libre de azucares refinados (bollería), y con la aportación de antioxidantes (verdura y fruta), proteínas, según la actividad física que se desarrolle, y grasas buenas.

Además distintos estudios han demostrado que el tabaco acelera el envejecimiento cutáneo. Y un último factor que no podemos pasar por alto, es la actitud. Estar todo el día enfadado, con el ceño fruncido no hace sino aumentar las posibilidades de que tu cara se arrugue antes de tiempo. Así que no es un mito que el estrés y la actitud negativa envejecen más que la felicidad y la actitud positiva para hacer frente a la rutina diaria.

Elegir un buen tratamiento antiedad
Con tanto oferta en el mercado, ¿en qué nos tenemos que fijar a la hora de elegir un tratamiento antiaging? La doctora Christina Schepers señala que “los principales activos que actúan sobre las arrugas son el ácido retinoico, el ácido hialurónico y la vitamina C, que es un potente antioxidante. Dependiendo del tipo de piel se necesita una mayor o menor concentración de cada ingrediente”.

Respecto a la edad adecuada para empezar a aplicarse un tratamiento antiaging no hay una norma fija. Depende del estado de la piel, de si esa persona ha fumado, ha tomado el sol en exceso, se cuida… Pero como media las firmas cosméticas recomiendan empezar en torno a los 25-30 años.

Retrasar la aparición de las arrugas y líneas de expresión en nuestro rostro es pues cuestión de diversos factores, pero ser constante en la aplicación de cremas y tratamientos adecuados es uno de esos factores que tienes al alcance de la mano y que solo tienes que convertirlo en tu rutina diaria.

FUENTE: http://www.mujerhoy.com/belleza/tratamientos/tratamientos-antiaging-para-retrasar-tiempo-900169072015.html
* El artículo original ha sido modificado

Leave a reply